Páginas vistas en total

viernes, 8 de julio de 2011

EL SILENCIO



Cuando he buscado el silencio, me he preguntado cual es su color y he concluido que es amarillo, brillante, que deslumbra. Tiene la intensidad del amor primero. El silencio es como una sonrisa dibujada con los primeros recortes de la sorpresa.
En el amarillo está el blanco, el verde, el azul-celeste, el rosa dulzón, el rojo al que todos llaman pasión...
El amarillo tiene el poder de manifestación sincera, de firmeza, de personalidad definida como el silencio. Es como un niño, es como una mujer, es como un espejo nuevo lleno de propuestas.
El amarillo es el color de Dios, de la oración, el color del fruto de la vida.
El silencio es amarillo cuando desplega sus dotes de sabiduría, cuando el alma está en necesidad, es la oportunidad de ofrenda a Dios.
El amarillo y el silencio trascienden las esferas del entendimiento... El silencio es luz, es espacio total, es fuente viva, es fuego purificador, es un privilegio, es victoria.

Quizás también le interese:

No hay comentarios: