Páginas vistas en total

domingo, 27 de febrero de 2011

REPENTINA


Repentina, tenía la costumbre de mirarse en el espejo retrovisor del camión, siempre que la trasladaban de un hipódromo a otro, los que la conocían, sabían cual era su debilidad.
Una mañana de domingo, apareció tirada sobre un montón de piedras blancas que se habían vuelto transparentes de tanto estar en el agua del río helado que pasaba por allí.
Repentina era joven, del color del bronce, brillante, y también muy testaruda. El camión había llegado, pero ella seguía extasiada mirándose fijamente en las piedras cristalinas y heladas.
Repentina era vanidosa, todos la mimaban, pero esa mañana de domingo estaba diferente, seguía allí, junto al río, sin ponerse de pié, demasiado quieta, ni siquiera abría y cerraba los ojos en señal de seducción, sino que seguía mirándose fijamente en las piedras transparentes.
De pronto vieron resbalar su imagen en el agua del río, todos se sorprendieron, ¡Repentina, Repentina! ¡Vuelve aquí! pero ella no hacía caso, el bronce brillante de su cuerpo se balanceaba en el río en señal de despedida, mientras el cristal helado de las piedras se había apoderado de sus ojos otra vez...


jueves, 24 de febrero de 2011

EL JARDIN ILUMINADO

El jardín iluminado era un proyecto antiguo que tenían las autoridades de la ciudad. Todos los años hablaban con énfasis de él, lo utilizaban para convencer a los descreidos, fabricaban maquetas extraordinarias para atraer la atención de los inversores, la publicidad era frecuente en la televisión, pero el tiempo pasaba.
Un dia, llegó a la ciudad un hombre que conducía un coche descapotable, polvoriento y muy viejo.
Durante meses se paseó con su coche haciendo mucho ruido, cosa que despertaba curiosidad en unos y enfado en otros. La policía también quiso saber quién era, pero el hombre lo tenía todo en regla, incluso los espejos del coche estaban limpios.
Algunos amaneceres se le podía ver iluminando el horizonte con dos potentes linternas hasta que el sol se hacía perfecto. La gente se preguntaba -¿Quién será?, -¿Qué buscará?-
Doña Jerónima Altavista, una estudiosa del comportamiento humano que se había retirado a vivir en el punto más alto y lejano del lugar -su casa era redonda y única- contaba que había visto al hombre del coche descapotable sorprendido por la noche que prendía sus linternas potentes hasta que se le caían de las manos porque el sueño le vencía.
Así fue como Doña Jerónima empezó a notar que su casa redonda tenía un brillo desconocido y que allí, donde apenas había hierba, empezaron a brotar flores de todos los colores, árboles chiquitos, palmeras que un dia serían elegantes y huidizas a los ojos de quien las contemplara, pero lo que más le llamó la atención, eran las luces potentes que cercaban el jardín.  Doña Jerónima Altavista se preguntaba si tendría que renovar sus estudios sobre el comportamiento humano.
Cuando las autoridades de la ciudad llegaron al lugar, quedaron maravillados ante semejante obra.
El hombre del coche descapotable, dejó como  recuerdo a la entrada del jardín iluminado, los espejos de su coche, y las linternas grandes de luces potentes y la huella de la nube de polvo que aún persistía... 
 

viernes, 18 de febrero de 2011

EL DELEITE DE LA VIDA


La pasión de Filomena por vivir esa nueva vida que había descubierto en un viaje a una gran ciudad, me dejó con los pensamientos amontonados, enredados. Sentía felicidad por ella, pero al mismo tiempo creía que esa nueva energía que se había apoderado de ella, haría que no disfrutara plenamente de los descubrimientos diarios.
Muchas veces yo también soy Filomena, la sorpresa y el entusiasmo de los dias me hacen correr veloz, sin detenerme a pensar siquiera sobre el deleite que me tiene presa, lo mismo que cuando mi padre empujaba con fuerza el columpio del parque en el que me sentaba cuando era niña y le gritaba ¡Más alto papá, más alto!,me invadía una sensación de libertad, de alegría, de felicidad intensa que duraba hasta que volvía al parque.
Años más tarde, esa rebelión de alegría, la sentía cada vez que podía caminar descalza, empapada bajo la lluvia.
También como Filomena, descubrí con asombro ciudades llenas de gente, me probé vestidos hermosos que nunca compré pero que me sirvieron para mirarme en el espejo de mi alma y saber quien era yo y cuando supe el significado de mi nombre, comprendí que siempre tendría que sentirme feliz para contagiar a los demás.

jueves, 10 de febrero de 2011

EL AMOR


El otro dia me preguntaron qué es el Amor.
El Amor nos libra de la muerte y nos hace más bellos a los ojos de los demás.El Amor es alegría y tristeza continuadas es verano, es otoño, pero verdaderamente el Amor es Perdón, cuando solamente recordamos las cosas bonitas que nos han dado y las que dimos.
El Amor es una fuente de agua salada que poquito a poco ha sido sustituida por agua dulce y que ya nunca más volverá atrás.
El Amor es también miedo, grandeza, es quietud, es premura por llegar a la meta.
El Amor son las veces que hemos contado para llegar hasta aquí. Son los extremos que misteriosamente se acercan, casi sin notarse abrazándose tan fuerte hasta que se unen.
El Amor es escándalo, es placer, es un coro de gritos, es un pregón entusiasta en la plaza del pueblo.
El Amor tiene aromas absolutos, ásperos, aromas hondos y dulces, tiene color y sabor y siempre nos transforma. Es el espejo luminoso de los pensamientos, es la revelación musical de todos los tiempos.
El Amor no es tu verdad ni la mia,el Amor es la Verdad.
El Amor investiga bajo la piel, juega al escondite para luego asomarse con admiración al umbral del alma, es el descubridor del potencial humano, es una obligación, es un derecho, es ir más allá de cualquier cuestión, es el destino maravilloso de todos nosotros.
El Amor siempre, siempre convence, es el gran negociador. El Amor es el impulso de bendición que nos lleva al éxito.