Páginas vistas en total

martes, 14 de diciembre de 2010

POESIA



La poesía siempre ha sido una de mis lecturas favoritas. En mi adolescencia escribía sobre amores platónicos que no tenían rostro. En mi imaginación y en mi corazón habitaba el amor para siempre y por siempre.
Algunos de aquellos poemas que escribía resultaban ser como un chiste para mis hermanas a las que perseguía por toda la casa tratando de convencerlas para que me escucharan cuando recitaba.
Seguramente no eran tan malos, porque un dia mi hermano, queriendo sorprender de amor a su chica en ese momento, me pidió que le escribiera algunas rimas, y lo hice, teniendo en cuenta sus nombres, lo que nunca supe es si le dijo a su amiga quien había escrito la poesía.
Pablo Neruda era uno de mis poetas preferidos, de quien me había aprendido casi de memoria "veinte poemas de amor y una canción desesperada"
"
Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos y mi voz no te toca.Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca", este era uno de mis favoritos con el que yo identificaba a mis amores plátonicos sin rostro.
Poco a poco fui adentrándome en la lectura, aunque a veces me equivocaba y no podía llegar al final de los libros que compraba.
Leer poesía me llenaba de paz, yo era la protagonista, a veces inconstante, a veces idolatrada, a veces robada.
Creo que la poesía es el espejo del alma de quien escribe y de quien la lee. La poesía me hace meditar, me desnuda la mente de pensamientos agrios; incluso algunos cuentos para niños son como poesía y leerlos en voz alta resultan únicos.
Hoy, me gusta volver a sentir aquel sabor de adolescente cuando tengo en mis manos un libro de poesía y continúo siendo la protagonista recorriendo la imaginación del poeta.









No hay comentarios: